viernes, 16 de octubre de 2009

La Disney roba la infancia a los/as niños/as


Recientemente leí un reportaje que corroboró mi sospecha de que, por motivos puramente comerciales, las multinacionales de entretenimiento, especialmente la omnipresente y omnipotente Disney, han decidido agrupar al público de 7 a 15 años (aproximadamente) ofreciéndoles los mismos productos. Es algo bien constatable en la programación televisiva, así como en todo el marketing asociado: los niños pasan directamente de la Abeja Maya a Hanna Montana, con un vacío tremendo en lo que podríamos llamar "la infancia de los niños mayores", que, desde luego, no son adolescentes ni preadolescentes, pero que, en la práctica, terminan siéndolo. De modo que nos encontramos, por  mor de meros intereses comerciales, con que nuestros/as hijos/as, con 8 ó 9 años, ya hablan y se comportan como adolescentes, sencillamente por los programas que ven los tienen como protagonistas y, por tanto, como modelos. Teniendo en cuenta que, por otra parte y por distintos motivos, la adolescencia cada vez termina más tarde, estasmo consintiendo que se prolongue de forma exagerada y artificial la etapa más difícil y peligrosa de nuestros hijos. Creo que urge un gran debate nacional sobre éste y otros asuntos: la televisión, la educación en los colegios, la creciente falta de compromiso de los profesores, la necesidad de coordinar a los agentes educativos, el botellón, el creciente sexismo de los juguetes, la alimentación, etcétera. Hay que debatir estos asuntos entre todos y hacer que el Gobierno se involucre y tome medidas, no sólo en el ámbito público sino también en el privado.